Retrato de un autorretrato

El jardín del sur

Este blog, ya lo sabéis, es un jardín repleto de hermosos rincones, algunos aún por explorar, donde no solo tiene cabida la literatura. De ahí que, a veces, comparta con vosotros otro tipo de cosas que me llaman la atención, son   originales, hermosas o, simplemente, creo que merecen un parterre en el jardín. Ideas, imaginación y creatividad que no tienen límite.

Así, hoy os enseño, no me he podido resistir, esta hermosa fotografía de un retrato nacido de la amistad virtual y el confinamiento. Retrato de un autorretrato. Mirad qué maravilla. Es obra de José Uriszar Leiva.

Es un dibujo basado en una fotografía que subí a las redes sociales en la que, a través de un autorretrato al más puro estilo de un cartel de cine negro, reflexionaba sobre el uso del pintalabios rojos en tiempos difíciles. Y es que,  en épocas complicadas, aumentan…

Ver la entrada original 70 palabras más

Día de la Libertad de Prensa

Aquí tenéis mi colaboración con  la campaña del 3 de mayo por el ‘Día de la Libertad Prensa’ del Colegio de Periodistas de Asturias.

Explico lo que para mí significa el periodismo, una de sus partes,  y por lo que hay que defenderlo y diferenciarlo de esas otras cosas que se apropian de su nombre, pero que no lo representan.

 

Crear poesía dadaísta

El jardín del sur

Desde ‘ConfinArte’ me pidieron una colaboración, me animé, e hice un un vídeo muy divertido en el que os enseño a hacer poesía dadaísta para llenar estos días que aún quedan de confinamiento. Una poesía muy original y especial creada a través de las instrucciones de Tristan Tzara.

¿Os animáis? Adelante. Seguid las instrucciones y divertíos.

Cread, imaginad, soñad.

Ver la entrada original

Feliz Día del Libro

El jardín del sur

Hoy es 23 de abril, Día del libro y quiero celebrarlo con vosotros a través de un vídeo, mi primer vídeo, y un microrrelato dedicado a Antonio Machado. Espero que os guste mucho. Y si os apetece, podéis compartirlo.

Aquí os dejo el microrrelato:

‘Campos de sueño’
Anoche soñé que soñaba y al despertar, sentí que no había despertado del todo. Quise alejar esa terrible sensación de mi lado y volver a dormir, pero cada vez que cerraba los ojos, me preguntaba de qué sueño había despertado. ¿Del real o del soñado? ¿Era yo, acaso, el que soñaba o era, en realidad, el personaje del sueño de otro?
En algún momento de la noche volví a quedarme dormido y, entonces, soñé que soñaba.

Ver la entrada original

Los besos que no se dan

El jardín del sur

Beso, ósculo, pico, besuqueo, baboseo, toque, roce, contacto, caricia, mimo…

Hay muchas formas de llamar a un beso y cuantiosos tipos de ellos. Tantos como sentimientos puedan esconderse en un gesto tan pequeño y a la vez tan poderoso. Un acto henchido de tanta sinceridad que en ocasiones abruma. Besos de amor y cariño. También de compromiso y obligación. Besos de pasión y deseo, de los que se comen la boca, el sentimiento y el desánimo. Ardientes y sabrosos. O roces castos y cándidos, inocentes. Besos robados y escondidos que se dan bien con la ingenuidad de los primeros amores o con la astucia de los que tienen que permanecer en secreto, furtivos. Besos primerizos, de novato, y besos expertos no aptos para recatados. Besos de afecto entregado, de amor infinito, de ese que, dicen, mueve el mundo y eleva al hombre. Besos, en definitiva, sean como sean, que…

Ver la entrada original 417 palabras más