Escenarios y música de ‘La isla de las musas’

ESCENARIOS:

El escenario principal de La isla de las musas es una isla de Galicia, al arrullo del viento del Atlántico, donde la lluvia canta fados, el viento la acompaña y uno puede perderse sin dificultad en la inmensidad de un océano siempre lleno de secretos.

Una isla, cerca de Baiona, donde de los manantiales brotan ojos albahaca y donde me atreví a situar una tumba grandiosa del cementerio de Soria. Pertenece a la familia García La Puente y, cuando siguiendo los pasos de Machado por el camposanto castellano, reparé en ella y en el enorme ángel, titánico, que la custodia, enseguida enraizó en mí la idea de que ese sería el lugar donde algunos de los protagonistas debían vivir la muerte.

MÚSICA:

Esta novela esconde en su interior dos hermosas canciones que han inspirado algunas de las características principales de la trama. ¿Qué características? No puedo desvelarlas. Eso lo tendréis que averiguar leyendo, pero sí os puedo decir qué canciones y grupos son. «Llantos de otra realidad», del disco Sueños y Locura de un grupo, hoy ya disuelto, llamado Red Wine y «A la luz de un candil» del disco Tangos y Margot de Malevaje.

Dos tipos de música en apariencia muy diferentes que maridan a la perfección en esta especial historia que he disfrutado mucho, muchísimo, escribiendo.

Un año de “El ladrón de sueños”

La andadura de El ladrón de sueños no ha sido un camino de rosas; no ha sido fácil. Desde que la escribí y el instinto me dijo que debía mandarla al Premio Planeta, donde quedó entre las finalistas, ha pasado mucho tiempo y ha tenido, hemos tenido, que atravesar un sendero muchas veces con demasiadas piedras. Por fortuna, la recompensa ha llegado y el recorrido, al final, ha merecido la pena.

Hoy hace un año que El ladrón de sueños vio la luz y haciendo balance de este tiempo me siento muy, pero que muy contenta.

El 29 de mayo del año pasado la novela se publicó y, poco a poco, gracias sobre todo al boca oreja, ha ido escalando posiciones en el interminable catálogo de libros de Amazon, donde se puede adquirir, hasta posicionarse entre los más vendidos.

Con más de 4.000 ejemplares vendidos en todo el mundo hasta la fecha (mayo 2017), El ladrón de sueños se colocó en febrero de este año en el número uno del top 100 de Amazon Kindle y allí se mantuvo durante semanas compartiendo protagonismo con importantes autores y con novelas inamovibles de ese especial pódium.

También logró escalar y llegar a la primera posición de los más vendidos de novela policiaca, de misterio y suspense. Es muy difícil conseguir estar ahí siendo la novela negra uno de los géneros más fructíferos de este país, pero El ladrón de sueños lo logró y lleva meses sin bajarse del top 100 de los más vendidos de este tipo de novela.

Un camino difícil que aún no ha acabado y que gracias a vosotros, lectores, se hace más amable y sencillo. Los escritores somos soñadores, locos inquietos en busca de imposibles, pero sois vosotros quienes conseguís que esos sueños se hagan realidad.

Muchas gracias a todos.

La portada y los escenarios de ‘El ladrón de sueños’

El ladrón de sueños  (Verónica García-Peña)

PORTADA:

La portada de El ladrón de sueños es muy especial. Llama la atención su austeridad  y aparente simpleza en comparación con otras portadas de novelas similares, pero todo tiene su explicación. Para conocerla, sólo debéis adentraros en esta maravillosa historia y en el capítulo uno ya podréis averiguar el motivo por el que esta portada es cómo es.

ESCENARIOS:

Logroño ha crecido y cambiado mucho desde 1942, año en el que ocurren la mayoría de los hechos narrados en El ladrón de sueños, pero sus calles y callejuelas siguen oliendo a intrigas contadas en voz baja y a secretos que sólo saben los adoquines.

Portales, Ruavieja, Hospital Viejo, Avenida de la Paz o la antigua carretera de Soria son algunos de los lugares que visitaremos en esta novela. Unos alegres y otros no tanto, como el Cementerio Municipal, donde la vida  y la muerte se abrazarán para cambiar el devenir de una historia que no podrás olvidar.

Escenarios de ‘Bendita Palabra’

 

Gran Bilbao

Vista de Bilbao desde Botica Vieja

Bendita palabra está ambientada en el Gran Bilbao y sus escenarios se reparten por todo el mapa de esta gran urbe envolviéndonos de misterio e incertidumbre mientras nuestros pies caminan por sus calles y avenidas. Y no sólo en el bocho lluvioso sucederán los hechos porque también lo harán en lugares más alejados y menos conocidos de la ciudad.

De la mano de los personajes de esta atractiva novela negra recorreremos la Universidad del País Vasco, dejándonos en ella un trozo de aliento, pues el edificio de Bellas Artes nunca estuvo marcado por tanto horror. Pisaremos la Comisaría Central de la Ertzaintza en Deusto donde la policía tendrá que trabajar a destajo para solucionar el terrible caso que tiene entre manos. Junto con la periodista Lucía Ferrer y el fotógrafo Miguel Herrador nos desplazaremos a toda prisa por las calles y callejuelas de un Bilbao que tras leer la novela ya no veréis con los mismos ojos.

El Museo Guggenheim también, por supuesto, tiene cabida entre las páginas de esta adictiva historia, pues en él se darán unos acontecimientos que marcarán un antes y un después en el trascurrir de la vida de los personajes. Viajaremos por la autopista A-8, mientras intentamos llegar al aeropuerto, a la Plaza Zabalburu o a tomar un simple café en La Casa Vasca.

Un viaje por el Gran Bilbao donde seguiremos la pista de un cruel asesino que ha comenzado un macabro juego regido por una palabra; por una bendita palabra.